#TrailMoments con @vanessa_chav

Posted 09/14/22 by Vanessa Chavarriaga Posada in Trail Use

Foto de Micheli Oliver

This content is also available in English

Este artículo es parte de la iniciativa Trail Moments de Rails-to-Trails Conservancy—dedicada a promover nuevas voces en el espacio de senderos alrededor del país, y cómo estos senderos impactan nuestras vidas. Entérese más visitando trailmoments.org y siguiendo #TrailMoments en las redes sociales. Comparta su historia, o disfrute de nuestras colecciones de historias Trail Moments.

Crecí en las exuberantes laderas de Colombia, con una cascada y platanos en mi patio trasero. Mi infancia fue una mezcla de color y diversidad, y las divisiones entre los espacios interiores y exteriores siempre eran borrosas.

Después de emigrar a los Estados Unidos al final de mi infancia, aprendí rápidamente que la forma en que las personas en los EE. UU. interactúan con la naturaleza es bastante diferente a lo que estaba acostumbrada en Colombia y, en muchos sentidos, menos accesible. Aquí, estar en la naturaleza parece estar asociado con tener el tipo de equipo, cuerpo, habilidad, compañeros y conocimientos adecuados. Estoy agradecida por mi educación multicultural porque me ha permitido desafiar esta percepción y expandir la narrativa de quién pertenece al aire libre. (Spoiler: ¡todo el mundo pertenece al aire libre!)

Foto de Micheli Oliver
Foto de Micheli Oliver

En Colombia, la mayoría de los días inician con una caminata al amanecer o una taza de café mientras la luz incide en los árboles. Debido a que el ecosistema Colombiano es tan abundante y biodiverso, la naturaleza a menudo se infiltra en los espacios creados por el hombre. En las casas, las ventanas están casi siempre abiertas y el canto de los pájaros llena las habitaciones. Las carreteras a veces son consumidas casi por completo por un túnel verde de árboles, enredaderas y flores. Las cascadas abrazan cada rincón. Estos son solo algunos ejemplos de las formas en que la naturaleza se inserta sin problemas en la vida cotidiana.

Aunque pasé la mayor parte de mi juventud inmersa en este ecosistema de abundancia y bienvenida, luché por encontrar un sentido de pertenencia en la cultura de estar en la naturaleza estadounidense durante mucho tiempo. No me consideraba una atleta porque no practiqué deportes mientras crecía, no tenía trofeos, récords ni ninguna otra reivindicación a mi nombre. Ni siquiera me consideraba amante de las actividades en la naturalezza porque las formas en que interactuaba con la naturaleza nunca se sintieron validadas por la cultura estadounidense. Cuando era adolescente en Michigan, me uní a regañadientes a mi madre para nuestras caminatas vespertinas. La recuerdo recogiendo flores, creando los ramos más elaborados para llevar a casa y llenar de alegría y color nuestro espacio. También recuerdo sentir vergüenza por esto y esperar que nadie de la escuela me viera. Me preguntaría a mí misma. “¿Por qué no podemos acampar o tener un bote en su lugar? ¿Por qué no podemos hacer una caminata en un parque nacional en lugar de caminar por el vecindario?”.

A medida que crecía, seguí persiguiendo una idea muy específica de actividades al aire libre: Lentamente adquirí el equipo "correcto", escalé las montañas "correctas" y aprendí las habilidades "correctas". Ahorré dinero para hacer un curso de montañismo en la Patagonia Chilena. Mientras tomaba el curso, sufrí las subidas y fui la última en las bajadas. Pensé que las dificultades y el sufrimiento eran un rito de iniciación y que, al otro lado de estos desafíos, finalmente me aceptarían en la comunidad al aire libre. En uno de los días más duros del senderismo, mi instructor chileno Felipe me transmitió una muestra de sabiduría que se ha quedado conmigo hasta el día de hoy: es solo caminar.

Lo que hacíamos en este curso era simplemente salir a caminar; simplemente pasar tiempo afuera. Cada vez que decía esto en broma, sentía que me invadía una ola de calma. Caminar era algo que sabía hacer, algo que había estado haciendo toda mi vida, con mi familia. De repente, la práctica familiar que me había traído tanta vergüenza cuando era adolescente me llenó de orgullo.

Han pasado muchos años desde ese día en Chile, y cada vez estoy desaprendiendo más y creciendo en mis creencias de quién pertenece afuera. Creo que es primordial rechazar las narrativas excluyentes y abogar por el acceso a la naturaleza para todos. Creo que es un derecho humano básico.

Como adulta, he encontrado cada vez más importante para nuestro bienestar colectivo que todos tengan acceso a senderos y lugares para disfrutar la naturaleza. Ya sea que esto signifique escalar una montaña, esquiar, salir a correr, sentarse junto a un río o tomar café al aire libre con su abuela, todas estas actividades pertenecen a la naturaleza.

Actualmente vivo en Wyoming. Me sentí atraída a este lugar porque los amplios horizontes y los espacios abiertos me conectan con la naturaleza de maneras a las que nunca tuve acceso cuando era niña. Y aunque me mudé aquí por la escalada y el esquí, algunos de mis recuerdos favoritos aquí son simplemente dar un paseo con un amigo o correr al atardecer por los senderos, como el Sistema de Senderos Comunitarios de Jackson Hole, donde elijo filmar mis #TrailMoments. Todos merecen acceso a estos espacios, y Rails-to-Trails Conservancy está ayudando a hacer precisamente eso. Un proyecto que me emociona es el Great American Rail-Trail, que brindará oportunidades sin automóviles para caminar, andar en bicicleta y acceder al aire libre entre Washington, D.C. y el estado de Washington para todos sus usuarios, al mismo tiempo que presta servicio directamente a 50 millones de personas dentro de 50 millas de la ruta! El Great American Rail-Trail pasará por debajo de los amplios cielos de Wyoming, conectando al estado con todas estas oportunidades para disfrutar del aire libre.


Relacionado: Aprenda más acerca del proyecto del Great American Rail-Trail en Wyoming

También creo que no hay jerarquías cuando se trata de actividades al aire libre; todas son igualmente valiosas. Algunas de mis actividades favoritas al aire libre incluyen correr largas distancias sola y, cuando estoy en Colombia, sentarme afuera a observar monos con mi abuela. Ninguna de estas actividades es superior a la otra, aunque la mentalidad de “conquistar” en torno a la naturaleza nos puede hacer creer que sí. Es importante recordar que aquí hay espacio para todos y que todos podemos disfrutar de la naturaleza a nuestra manera.


Relacionado: Una conversación con Chelsea Murphy de She Colors Nature

Comparta Su Historia

¿Ha descubierto senderos recientemente, o es un entusiasta desde hace tiempo? En todo caso, esperamos que comparta con nosotros sus “Trail Moments”—y las historias de como los senderos han impactado su vida. Tome la encuesta en español, o comparta su historia usando #TrailMoments en las redes sociales.

COMPARTA SU HISTORIA VER HISTORIAS

COMMENTS
comments powered by Disqus